PREVENCIÓN DEL CONTAGIO DE LA GRIPE

El virus de la gripe se transmite de persona a persona, principalmente por el aire, en las gotitas de saliva y secreciones nasales que se expulsan al toser, al hablar o al estornudar. Estas gotitas pueden quedar en las manos, en las superficies o dispersas en el aire. Por tanto, se puede contagiar  también por tocarse los ojos, la nariz o la boca después de estar en contacto con estas gotitas de una persona con gripe que han quedado en las manos o en otras superficies.

PREVENCIÓN DEL CONTAGIO DE LA GRIPE

La prevención es la mejor medida frente a la gripe y consiste en una serie de medidas, entre ellas:

  1. Lavarse las manos con frecuencia: antes de comer, de manipular alimentos, después de salir del baño y tras sonarse la nariz o toser.
  2. Taparse la boca y la nariz al estornudar o toser: si puedes con el brazo o con un pañuelo de papel en lugar de con la mano.
  3. Utilizar pañuelos desechables: tíralos tras cada uso, no los guardes en el bolsillo usados ni los dejes encima de mesas o mesillas.
  4. Evitar los besos y contacto muy cercano, así como compartir vasos, cubiertos, toallas y otros objetos que hayan podido estar en contacto con saliva o secreciones.
  5. Si en tu casa hay alguien con gripe, limpia más frecuentemente las superficies comunes (pomos de puertas, lavamanos, tiradores) con los productos de limpieza habituales y ventila más a menudo las habitaciones abriendo las ventanas.
  6. LLevar una vida sana: dormir bien, una alimentación saludable, beber agua, llevar una vida físicamente activa, evitar las bebidas alcohólicas  y el tabaco.
  7. El uso de mascarilla, tipo quirúrgica, sólo se recomienda en los siguientes casos:
    • Personas enfermas o que han comenzado con síntomas compatibles con gripe cuando se encuentren en presencia de otras personas.
    • Cuidadores sanos de una persona con gripe A (H1N1) o con síntomas compatibles con la misma cuando estén en presencia del enfermo.

La vacuna de la gripe está indicada si perteneces a un grupo de riesgo (enfermo crónico, obesidad, mayores de 65 años, niños mayores de 6 meses con enfermedades, trabajador sanitario)

El virus se puede transmitir desde 1 día antes de empezar con los síntomas hasta 7 días después, con una capacidad máxima de contagio los 3 primeros días desde que empiezan los síntomas. Se recomienda quedarse en casa para asegurarse de no transmitirlo a otras personas.

Si tienes alguna duda, consulta con un profesional sanitario.

 

PREVENCIÓN DEL CONTAGIO DE LA GRIPE

Ser socio de SEMES tiene varias ventajas. ¡Descúbrelas! Hazte socio
close