CONTROL DEL ESTRÉS

Desde el año 2003, cada 28 de Abril se celebra el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, cuyo objetivo es promover el trabajo seguro, saludable y digno. El tema de la campaña de este año es “Estrés en el Trabajo: Un reto colectivo”.

Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el estrés es la respuesta física y emocional dañina causada por un desequilibrio entre las exigencias percibidas y los recursos y capacidades percibidos de un individuo para hacer frente a esas exigencias.

 

CONTROL DEL ESTRÉS

 

La Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo publicó en el año 2000 que las causas de estrés más comunes en el entorno laboral eran: falta de control sobre el trabajo que se realiza, monotonía, plazos ajustados, trabajo a alta velocidad, exposición a la violencia (acoso psicológico o sexual) y peligrosidad. Actualmente los cambios en las relaciones laborales y la recesión económica, han dado lugar a la reducción y fusión de plantillas, lo que ha supuesto un aumento de las cargas de trabajo, modificación de horarios y en muchos casos ambigüedad de roles. A esto hay que sumarle el miedo a la pérdida del empleo, la inseguridad laboral y el trabajo precario como factores estresantes.

Existe una relación directa entre el estrés y el deterioro de la salud. Éste contribuye al desarrollo de trastornos mentales y de comportamiento como ansiedad, depresión, burnout (agotamiento), etc. y daños físicos como trastornos músculo-esqueléticos y enfermedades cardiovasculares, siendo un nuevo factor de riesgo en las enfermedades del corazón.

SÍNTOMAS DEL ESTRÉS

Síntomas emocionales:

  • ansiedad, mal humor, irritabilidad, miedo, inseguridad, dificultad para concentrarse, dificultad para tomar decisiones, bajo estado de ánimo, depresión.

Síntomas físicos:

  • músculo-esqueléticos, problemas intestinales, sudoración excesiva, cefalea, mareos, náuseas, temblores, insomnio, hiposalivación.

Se pueden dar varias a la vez. Si se prolongan en el tiempo, pueden dar lugar a consecuencias más graves.

El estrés, además, da lugar a conductas de afrontamiento no saludables como alto consumo de alcohol, aumento del consumo del tabaco, menor actividad física y alimentación desequilibrada, que contribuyen a aumentar los trastornos del sueño y la obesidad. Todos estos factores son claves en el desarrollo de enfermedades como el cáncer,  la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Por todo ello, aprender a controlar el estrés es fundamental para prevenir estas enfermedades.

CONSEJOS:

  • Ejercicio físico: es un mecanismo efectivo para controlar y reducir los niveles de estrés, ya que contribuye a disminuir los niveles de ansiedad y a controlar el estrés emocional. Se recomienda ejercicio físico regular, de intensidad moderada, de entre 30 y 60 minutos de duración y al menos tres día  a la semana.
  • Alimentación: se aconseja una dieta saludable, con alimentos variados sin olvidar el consumo líquidos. Es importante comer de forma pausada y masticar bien los alimentos. Realizaremos cuatro comidas diarias, instaurando horarios regulares y sin saltarnos ninguna comida.
  • Sueño/Descanso: El estrés produce en muchas ocasiones trastornos del sueño, que pueden mejorar si mantenemos una buena higiene del mismo. Para ello, podemos seguir unas sencillas pautas: Trataremos de ir a la cama sólo cuando tengamos sueño, evitaremos siestas durante el día y trataremos de levantarnos siempre a la misma hora, incluso el fin de semana. Mantendremos unas condiciones ambientales adecuadas para dormir (luminosidad, temperatura…) y evitaremos actividades estresantes y comidas copiosas antes de acostarnos. Puede ayudarnos a conciliar el sueño  un baño de agua a temperatura corporal y realizar ejercicios de relajación antes de acostarse. Es importante evitar el consumo de alcohol, cafeína e hipnóticos.
  • Técnicas de relajación: Son muy útiles en el manejo del estrés ya que nos ayudan a reducir tanto la tensión física como la mental.

En situaciones complejas: terapia psicológica y/o farmacológica.

CONTROL DE LA RESPIRACIÓN

Un ejercicio relativamente sencillo de control de la ansiedad es la respiración abdominal.

  • Coloca tu mano sobre el abdomen,
  • Haz una inspiración larga y sostenida cogiendo aire por la nariz, mientras notas cómo tu mano se eleva. Cuenta hasta 4 mientas coges aire.
  • Mantén la respiración unos segundos.
  • Coloca los labios como si fueras a apagar una vela y saca el aire lentamente contando hasta 7. Al soltar el aire por la boca, tu mano se mete para dentro.
  • Repetir esta respiración varias veces de manera calmada y tranquila.

Fuentes

Estrés en el trabajo Organización Internacional del Trabajo.

Estrés y riesgo cardiovascular. Fundación Española del Corazón.

Estrés y ejercicio . Fundación Española del Corazón.

Estrés, enfermedad cardiovascular e hipertensión arterial. Revista Medicina Clínica

Riesgos psicosociales y estrés en el trabajo. Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo

Higiene del sueño Guia Salud

Respiración abdominal. El Blog de Rosa

Ser socio de SEMES tiene varias ventajas. ¡Descúbrelas! Hazte socio
close