El Rincón del Experto

El VIRUS, CARACTERÍSTICAS, TRANSMISIBILIDAD, MORTALIDAD.

¿Cómo debemos llamar al virus de la pandemia que estamos viviendo?

El nuevo virus CoV 2019 (2019 ‐ nCoV) fue nombrado “coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo 2 “(SARS-CoV-2) por el Comité Internacional de Taxonomía de Virus (ICTV). La enfermedad causada por el SARS-CoV-2 se ha denominado COVID-19.

¿De dónde procede este nuevo virus?

El análisis filogenético de 10 secuencias de genoma completo de 2019-nCoV mostró que están relacionadas con dos coronavirus con origen en los murciélagos (bat-SL-CoVZC45 y bat-SL CoVZXC21) que fueron informados durante 2018 en China.

¿Tiene relación con el SARS y el MERS?

Sí. Todos ellos son coronavirus.

Los coronavirus causan infecciones respiratorias e intestinales en animales y humanos. No se consideraron altamente patógenos para los humanos hasta el brote del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) en 2002 y 2003 en la provincia de Guangdong, ya que los coronavirus que circulaban antes de esa época causaron en humanos principalmente infecciones leves en personas inmunocompetentes. Diez años después del SARS, surgió otro coronavirus altamente patógeno, el coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERSCoV) en los países de Oriente Medio.

¿Es cierto que se originan en animales?

Sí. Todos los coronavirus humanos tienen orígenes animales: se considera que el SARS-CoV, MERS-CoV, HCoV-NL63 y HCoV-229E se originaron en murciélagos; HCoV- OC43 y HKU1 probablemente se originaron en roedores. El SARS CoV-2 (2019-nCoV) se considera uno de los siete miembros de la familia CoV que infectan a los humanos.

¿Por qué decimos que es un virus nuevo y por qué se afirma que procede de un animal y no es una mutación de otro coronavirus humano?

Basado en la caracterización molecular, el 2019-nCoV se considera como un nuevo Betacoronavirus que pertenece al subgénero Sarbecovirus (MERS y SARS también pertenece al mismo género).

Los análisis filogenéticos han mostrado que el 2019-nCoV tiene un grado de similitud de secuencia del 88-89% con dos cepas de CoVs de murciélagos (bat-SL-CoVZC45 y bat-SL-CoVZXC21), mientras que sólo muestra un 80% de similitud con el genoma del SARS humano de 2003 y alrededor de un 50% con el MERS. Esto lleva a pensar que el 2019 n-CoV es un virus nuevo, derivado directamente de los murciélagos, y no un virus derivado de otras cepas de CoVs humanas.

¿Cómo infecta el SARS-CoV2 a las células?

Hay diferentes receptores para diferentes coronavirus:

  • SARS utiliza ECA2 (enzima convertidora de angiotensina)
  • MERS a través del DDP4 (dipeptidil peptidasa 4).
  • Se postula que el SARS-CoV2 utiliza también la ECA2. De hecho, algún estudio reciente ha mostrado que podría unirse a la ECA2 incluso con más afinidad que SARS.

¿Cuál es el período de incubación?

El periodo de incubación medio es de 5-6 días, pero el rango es de 1-14 días.

¿Cuál es la capacidad de transmisión del virus?

La transmisibilidad no es un valor intrínseco del virus. Está sujeto a las medidas que se adopten, pero el número básico de reproducción (R0=número medio de personas que se pueden contagiar a partir de un caso para una población que no ha padecido la enfermedad) se acepta que está entre 2 y 3, aunque un estudio lo sitúa entre 2 y 5.

Este valor puede disminuir a medida que avanza la enfermedad, por las medidas de contención o modificarse por mutaciones del virus (pueden mejorar su adaptación al hospedador).

¿Cuál es su tasa de mortalidad?

Alrededor del 3% (inferior a la del SARS y muy inferior a la del MERS).

¿Cuál es su transmisibilidad y mortalidad en relación a otros virus?

Podemos decir que tiene una transmisibilidad similar al SARS y una mortalidad similar a la gripe que causó la pandemia de 1918. Aunque esto último es aventurado afirmarlo porque hay que tener en cuenta que ahora no se están realizando detecciones masivas y en 1918 no se disponía de las actuales técnicas de detección. En el cuadro siguiente se aprecia la comparación.

¿Es posible la reinfección por el SARS-Cov2?

Actualmente no se encuentra evidencia sólida relativa a casos confirmados de reinfección por COVID19. Si bien hay recogidos casos de pacientes que días después de recibir el alta hospitalaria estando asintomáticos, volvieron a manifestar síntomas y un resultado positivo en la prueba de detección ARN del virus1, no está claro si dichos casos son reinfecciones reales o una reactivación del SARS-CV-2, el cual no había sido eliminado por completo del organismo.

Pasado más de un mes desde el inicio de los primeros casos en China, más de 13.000 pacientes han sido dados de alta hospitalaria tras la infección por SARS-COV-2.2 En China, para determinar que un paciente había sido curado, se empleaba como criterio válido un doble test negativo de detección de ARN del virus SARS-CoV-2, además de una temperatura corporal normal durante 3 días, una mejoría de síntomas respiratorios y un TAC sin hallazgos. Sin embargo hay casos que argumentan que quizás estos criterios no sean suficientes para confirmar la ausencia total del virus en el paciente.

Un Infectado por COVID-19, tras un periodo de tratamiento hospitalario y recuperación de síntomas, dio negativo en dos pruebas de detección de ARN vírico por medio de RT-PCR, realizadas en dos días consecutivos con muestras obtenidas de la vía aérea superior, además de presentar una TC en el que se observaba como la inflamación había disminuido en ambos pulmones. Sin embargo, tres días después de estas pruebas, el paciente dio positivo en la detección de ARN de SARS-CoV-2 en una muestra obtenida del esputo, a pesar de que el test seguía siendo negativo en muestras obtenidas de la vía aérea superior. Por lo tanto, un paciente con remisión de síntomas y un test negativo de ARN vírico, no quiere decir que este libre al completo de carga viral.

La OMS sugiere por tanto antes de confirmar la eliminación de la infección por SARS-COV-2, realizar test de detección del ARN vírico en muestras obtenidas tanto del tracto respiratorio superior como del inferior (esputo).

Bibliografía

Dhama, K.; Sharun, K.; Tiwari, R.; Sircar, S.; Bhat, S.; Malik, Y.S.; Singh, K.P.; Chaicumpa, W.; Bonilla-Aldana, D.K.; Rodriguez-Morales, A.J. Coronavirus Disease 2019 – COVID-19. Origin and evolution of pathogenic coronaviruses. Preprints 2020, 2020030001 (doi: 10.20944/preprints202003.0001.v1).

Cui J, Li F, Shi ZL. Origin and evolution of pathogenic coronaviruses Nat Rev Microbiol. 2019 Mar;17(3):181-192. doi: 10.1038/s41579-018-0118-9

Ashour, H.M.; Elkhatib, W.F.; Rahman, M.M.; Elshabrawy, H.A. Insights into the Recent 2019 Novel Coronavirus (SARS-CoV-2) in Light of Past Human Coronavirus Outbreaks. Pathogens 2020, 9, 186.

Lu R, Zhao X, Li J, Niu P, Yang B, Wu H et al. Genomic characterisation and epidemiology of 2019 novel coronavirus: implications for virus origins and receptor binding Lancet. 2020 Feb 22;395(10224):565-574. doi: 10.1016/S0140-6736(20)30251-8.

Wu A, Peng Y, Huang B, Ding X, Wang X, Niu P et al. Genome Composition and Divergence of the Novel Coronavirus (2019-nCoV) Originating in China Cell Host Microbe. 2020 Mar 11;27(3):325-328. doi: 10.1016/j.chom.2020.02.001.

Chen J. Pathogenicity and transmissibility of 2019-nCoVdA quick overview and comparison with other emerging viruses Microbes Infect. 2020 Feb 4. pii: S1286-4579(20)30026-5. doi: 10.1016/j.micinf.2020.01.004

Liu Z, Xiao X, Wei X, Li J, Yang J et al. Composition and divergence of coronavirus spike proteins and hostACE2 receptors predict potential intermediate hosts of SARS‐CoV‐2 J Med Virol. 2020 Feb 26. doi: 10.1002/jmv.25726

Xintian Xu, Ping Chen , Jingfang Wang , Jiannan Feng , Hui Zhon , Xuan Li , Wu Zhong. Evolution of the Novel Coronavirus From the Ongoing Wuhan Outbreak and Modeling of Its Spike Protein for Risk of Human Transmission. Sci China Life Sci, Mar 2020 63 (3), 457-460.

Zhou L1, Liu K, Liu HG. Cause analysis and treatment strategies of “recurrence” with novel coronavirus pneumonia (covid-19) patients after discharge from hospital. Chin J Tuberc Respir Dis, 2020,43:Epub ahead of print. DOI: 10.3760/cma.j.cn112147-20200229-00219.

Ye-Min Qu, Hai-Yan Cong. Positive result of Sars-Cov-2 in sputum from a cured patient with COVID-19. Travel Medicine and Infectious Disease. In Press, Journal Pre-proof, Available online 8 March 2020, 101619.

SOBRE LA ENFERMEDAD. MANIFESTACIONES CLÍNICAS Y DIAGNÓSTICO.

¿Cómo se transmite la enfermedad entre personas?

Principalmente sería por contacto directo con:

  • Gotas respiratorias de más de 5 micras (capaces de transmitirse a distancias de hasta 2 metros).
  • Superficies contaminadas con estas secreciones seguido del contacto con la mucosa de la boca, nariz u ojos.

Los coronavirus humanos pueden permanecer activos en diferentes superficies (acero, aluminio, madera, papel, plástico) desde 2 horas hasta 9 días.
El SARS-CoV-2 se ha detectado en secreciones nasofaríngeas, incluyendo la saliva. También se ha detectado el virus en heces pero se desconoce la transmisibilidad del virus por vía fecal-oral.

Aunque se han detectado infecciones en oftalmólogos, lo que ha hecho pensar en la posibilidad de trasmisión a través de la conjuntiva, no está demostrado y se sugiere que el contagio en este colectivo profesional tiene que ver con la proximidad al paciente infectado en el curso del examen oftalmológico.

¿Los pacientes asintomáticos pueden trasmitir la enfermedad? ¿Por qué?

Sí. Las personas con infecciones asintomáticas también transmiten la infección. Tanto los pacientes asintomáticos como sintomáticos secretan una carga viral similar, lo que indica que la capacidad de transmisión de los pacientes asintomáticos o mínimamente sintomáticos es muy alta. Esto refleja que la transmisión del SARS-CoV-2 puede ocurrir en fases tempranas en el curso de la infección.

En el análisis global del brote en China, la misión de la OMS sugirió que los casos asintomáticos tuvieron poca relevancia en la dinámica de la transmisión. En este contexto, se detectaron un número mínimo de asintomáticos, que posteriormente desarrollaron síntomas. En cambio, en el barco Diamond Princess, mantenido en cuarentena en Japón, en el que se realizaron pruebas diagnósticas a 3700 pasajeros (621 dieron positivo), el 50 % con resultados positivos estaban asintomáticos.

¿Cuánto se tarda en desarrollar los síntomas?

Ya se ha dicho que el rango es de 1 a 14 días, con una media de 5,5 días, mediana de 5,2.

El 97,5% de los pacientes desarrollaron síntomas a los 11,5 días, pero existe un pequeño porcentaje de pacientes que pueden tardar más tiempo en mostrar esta sintomatología. Por esta razón se considera la necesidad de poder ampliar en ciertos casos más graves o críticos la monitorización y cuarentena en más de los 14 días establecidos.

¿Cuánto tiempo dura la enfermedad?

El tiempo medio de duración es de 2 semanas si la enfermedad ha sido leve, y de unas 3-6 semanas en el caso de que haya sido enfermedad grave o crítica. El tiempo entre el inicio de síntomas hasta la instauración de síntomas graves como la hipoxemia es de 1 semana, y de 2-8 semanas hasta que se produce el fallecimiento.

¿Cuáles son las manifestaciones clínicas?

La enfermedad puede ser asintomática, sintomática leve o severa, pudiendo llegar a desarrollar neumonía y ocasionar la muerte.

Los casos asintomáticos son más frecuentes en niños, aunque algunos presentan alteraciones radiológicas pulmonares, como opacidades multifocales y alteraciones analíticas, como la elevación de la fosfatasa alcalina.

Los síntomas son indistinguibles de otras infecciones respiratorias. En más de un 80% son síntomas leves (fiebre, tos, expectoración y malestar general).

Los síntomas más comunes son fiebre, tos y disnea. Estos síntomas no son específicos y pueden presentarse en otras infecciones por virus o bacterias en otras enfermedades de las vías respiratorias.

Ahora bien, cerca del 20% pueden tener manifestaciones clínicas más graves (neumonía y complicaciones clínicas) que requieran ingreso hospitalario.

¿Cuáles son las manifestaciones digestivas en el COVID-19?

El 20% de los pacientes con coronavirus presentan síntomas digestivos, en ocasiones antes de que aparezcan los síntomas respiratorios. Esto puede retrasar el diagnóstico.

  • Diarrea (10%)
  • Vómitos (5%)

Entre las alteraciones analíticas destacan:

  • Alteración de transaminansas (20%)
  • Aumento de bilirrubina (10%)

¿Es cierto que se han detectado casos que se han iniciado con pérdida de olfato (anosmia) y del gusto (ageusia)?

Así es. Recientemente la Sociedad Española de Neurología ha emitido un comunicado en que recomienda:
Contemplar la anosmia aguda como uno de los síntomas de la infección por CoVID-19.
Contemplar la anosmia aguda aislada −sin otros síntomas virales, sin mucosidad y sin mejor causa que la justifique− como un posible síntoma atribuible a CoVID-19, aconsejando, en estos casos, un aislamiento de 14 días, prestando atención y comunicando al médico el desarrollo de nuevos síntomas.

¿Cuáles son los grupos de riesgo que tienen mayor probabilidad de desarrollar enfermedad grave?

Las personas con manifestaciones graves de la enfermedad por lo general tienen enfermedades de base como hipertensión, enfermedades cardiovasculares, diabetes o enfermedad respiratoria crónica.

En cuanto a la edad, aunque hay un mayor porcentaje de pacientes con enfermedad grave de más de 65 años, y es rara en menores de 30 años, la franja entre 30 y 65 años no están exentos de riesgo.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad?

Aunque en un contexto epidemiológico de transmisión comunitaria se considera caso probable el que presenta clínica compatible en ausencia de otro diagnóstico demostrado, el diagnóstico de certeza requiere realizar el test específico.

El test de RT-PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa con Transcriptasa Inversa) del gen RdRp detecta y amplifica una región conservada común a todos los betacoronavirus.

Para un diagnóstico específico, una vez conocida la secuencia genética del SARS-CoV-2, se han desarrollado varias RT-PCR para detectar regiones de SARS-CoV-2 a partir de muestras respiratorias (frotis nasofaríngeos y orofaríngeos, lavados nasofaríngeos, lavados broncoalveolares, aspirados traqueales y esputos) y suero.

Alternativas a estudio como posibles pruebas de detección precoz de la infección

  • Muestra de saliva: un estudio reciente muestra que el virus puede detectarse y cultivarse a partir de saliva, pudiendo ser una alternativa para pruebas de detección rápida.
  • Recuento de eosinófilos: un estudio muestra que el recuento de eosinófilos disminuido podría ser de ayuda en el diagnóstico temprano de la enfermedad

¿A quién está indicado realizar el test?

Las recomendaciones se han ido adaptando a la disponibilidad de test, lo que obliga a priorizar, aunque la recomendación de la OMS es realizar cribados masivos. En estos momentos la recomendación del Ministerio de Sanidad es realizar test a:

  • A. Persona con un cuadro clínico de infección respiratoria aguda que se encuentre hospitalizada o que cumpla criterios de ingreso hospitalario.
  • B. Persona con un cuadro clínico de infección respiratoria aguda de cualquier gravedad que pertenezca a alguno de los siguientes grupos: (a) personal sanitario y socio-sanitario, (b) otros servicios esenciales.

Se podrá considerar la realización del test diagnóstico en personas especialmente vulnerables que presenten un cuadro clínico de infección respiratoria aguda independientemente de su gravedad, tras una valoración clínica individualizada.

No se realizará el test diagnóstico de rutina a aquellas personas que presenten infección respiratoria aguda leve no incluidas en los supuestos anteriores.

¿Un test negativo excluye la enfermedad?

Un resultado negativo del test de RC-PCR no descarta la infección. Por lo que no debería usarse como único elemento para la toma de decisiones en pacientes.

Los falsos negativos iniciales de las muestras orofaríngeas son elevados. Se recomienda la realización de pruebas repetidas nasofaríngeas o de esputo en casos clínicos sospechosos con un resultado inicial negativo.

¿Hay pruebas serológicas disponibles?

Las hay, pero no son específicas para el SARS-CoV-2 pero sí para los coronavirus. De hecho para una interpretación óptima de los resultados lo ideal sería la obtención de muestras de suero, una en la fase aguda de la enfermedad y otra 3 o 4 semanas tras la infección. De momento, las pruebas serológicas disponibles no son específicas

¿Cuándo empieza a ser positivo el test y cuando se negativiza?

El virus se detecta, por lo general, desde el inicio de los síntomas, alcanza su pico máximo entre los días 5 y 6, y mayoritariamente baja significativamente o desaparece sobre el día 10. No obstante, en algunos casos se han detectado cantidades pequeñas de virus hasta 21 días después del inicio de síntomas.

¿Qué características se han observado en relación a la carga viral?

Se ha observado que los infectados presentan en su mayoría una alta carga viral (entre 104 y 108 copias de genoma/ml por muestra nasofaríngea o de saliva).

Esta elevada carga viral es uno de los factores que probablemente influye en la alta transmisibilidad de este virus.

Asimismo, hay estudios que muestran una mayor detección de carga viral en las vías respiratorias bajas. Esto es consistente con la observación en los pacientes con MERS quienes tenían mayor carga viral en las vías respiratorias bajas que en las muestras tomadas en las vías respiratorias altas. Otros estudios muestran una mayor carga viral en la cavidad nasal comparada con la garganta sin diferencias en la carga viral entre los asintomáticos y los sintomáticos.

¿Cuáles son las manifestaciones más comunes en la radiografía de tórax?

La radiografía de tórax habitualmente muestra infiltrados alveolares bilaterales. No obstante, pueden ser normales en la infección temprana.

¿La Rx tórax es suficientemente sensible en la detección de la neumonía?

Al igual que sucede en neumonía de otras etiologías, un porcentaje no despreciable que no se observan en la radiografía se identifica en la TC torácica, o en la Ecografía pulmonar.

La TC torácica es más sensible y específica. Ahora bien, una TC torácica de características normales no puede excluir el diagnóstico de COViD-19, especialmente en pacientes con síntomas. Igualmente ante sospecha de infección y test negativo, se han reportado casos con TC tórax con anomalías, que posteriormente han sido positivos en el test RT-PCR.

Las lesiones observadas en TC tórax son variables. Pueden ir evolucionando, conociéndose como lesiones migratorias, en las que se produce la absorción de las lesiones primarias y la emergencia de nuevas lesiones. Unos estudios muestran que al principio se observan nódulos redondos u opacidades en vidrio esmerilado y posteriormente evolucionan a lesiones parcheadas. Otros estudios muestran ocupación alveolar, con hasta un 75% de neumonías bilaterales.

¿Qué determinaciones de laboratorio se alteran en el COVID 19?

  • Aumento del dímero D.
  • Alargamiento del tiempo de protrombina.

Ambos en pacientes de mayor gravedad.

  • Aumento de PCR. Es el principal marcador de inflamación.
  • Linfopenia (hallazgo hematológico más frecuente en pacientes críticos).
  • Trombocitopenia. Parece estar también asociada a una mayor gravedad de la infección, siendo un factor de riesgo significativo de mortalidad. No obstante, se observan variaciones inherentes entre individuos
  • Aumento de GOT/AST y GOT/ALT en hasta un tercio de los pacientes.
  • Aumento de la LDH (hasta en un 76% de pacientes).
  • Aumento de CK.

Hay estudios que muestran parámetros asociados a infecciones graves:

  • Trombocitopenia
  • La “tormenta de citoquinas” como IL1B, IL6, IL7, IL8.
  • La determinación de IL-6 y el dímero-D: relacionando la elevación combinada con una mayor eficacia en la determinación de la gravedad de la infección. Se consideran valores elevados: IL-6 superior a 24.3 pg/mL (relacionado con la tormenta de citoquinas) y dímero-D superior a 0.28 μg/L.
  • Procalcitonina. La procalcitonina puede tener un importante papel para predecir la evolución hacia una forma más severa de la enfermedad, pudiendo mostrar una co-infección bacteriana en aquellas formas más severas de la enfermedad.

¿Hay interacción con el sistema renina-angiotensina-aldosterona?

Se ha observado que los casos graves de COVID-19 presentan niveles de Angiotensina II muy elevados. Y el nivel de Angiotensina II se ha correlacionado con la carga viral de SARS-CoV-2 y el daño pulmonar. Este desequilibrio del sistema renina-angiotensina-aldosterona podría estar en relación con la inhibición de la ACE-2 por parte del virus. Este mismo efecto ya fue observado en el brote producido por SARS en 2003.
Una teoría sugiere la posibilidad de la replicación del virus en el sistema digestivo humano, donde se encuentran receptores ACE-2. La presencia del virus en sangre tras la ruptura del vaso alveolar produciría su diseminación por el cuerpo hasta la reinfección en el aparato digestivo, lo cual exacerbaría la enfermedad.

¿Es preciso suspender el tratamiento con IECA o ARA2 en pacientes con COVID-19?

No. No hay ninguna evidencia sobre que suponga ningún riesgo para el paciente. En este sentido la Sociedad Española de Cardiología emitió un comunicado al respecto.

Bibliografía

Lauer SA, Grantz KH, Bi Q The Incubation Period of Coronavirus Disease 2019 (COVID-19) From Publicly Reported Confirmed Cases: Estimation and Application. Ann Intern Med. 2020 Mar 10. doi: 10.7326/M20-0504.

Jiang X, Rayner S, Luo MH. Does SARS-CoV-2 has a longer incubation period than SARS and MERS? J Med Virol. 2020 May;92(5):476-478. doi: 10.1002/jmv.25708

World health Organization. Report of the WHO-China Joint Mission on Coronavirus Disease 2019 (COVID-19). 2020.

Field Briefing: Diamond Princess COVID-19 Cases, 20 Feb Update.

Kampf G, Todt D, Pfaender S, Steinmann E. Persistence of coronaviruses on inanimate surfaces and its inactivation with biocidal agents. J Hosp Infect. 6 de febrero de 2020

World health Organization. Water, sanitation, hygiene and waste management for COVID-19. 2020.

Peng Y, Zhou YH. Is novel coronavirus disease (COVID-19) transmitted through conjunctiva? J Med Virol. 2020 Mar 16. doi: 10.1002/jmv.25753

Ying Zhu , Yang-Li Liu , Zi-Ping Li et al. Clinical and CT imaging features of 2019 novel coronavirus disease (COVID-19). Journal of Infection (26 February 2020).

Jun She , Jinjun Jiang, Ling Ye et al. 2019 novel coronavirus of pneumonia in Wuhan, China: emerging attack and management strategies. Clin Trans Med (2020) 9:19

Sharfstein J, Becker S, Mello M. Diagnostic Testing for the Novel Coronavirus. JAMA Published online March 9, 2020.

Lippi G, Plebani M. Procalcitonin in patients with severe coronavirus disease 2019 (COVID-19): a meta-analysis. Clinica Chimica Acta (2020). 3 March 2020.

Wenjie Yang, Fuhua Yan, Bordi L et al. Patients with RT-PCR Confirmed COVID-19 and Normal Chest CT, on behalf of INMI COVID-19 study group and Collaborating Centers2. Radiology, 200702 2020 Mar 6

Bordi L, Nicastri E, Scorzolini L et al. Differential diagnosis of illness in patients under investigation for the novel coronavirus (SARS-CoV-2), Italy, February. 2020. Euro Surveill. 2020;25(8).

Tanu Singhal. A Review of Coronavirus Disease-2019 (COVID-19). The Indian Journal of Pediatrics. Accepted: 25 February 2020.

Fei Zhou, Ting Yu, Ronghui Du et al. Clinical course and risk factors for mortality of adult in patients with COVID-19 in Wuhan, China: a retrospective cohort study. The corrected version first appeared at thelancet.com on March 12, 2020

Organización Mundial de la Salud. Pruebas de laboratorio para el nuevo coronavirus de 2019 (2019-nCoV) en casos sospechosos de infección en humanos. Orientaciones provisionales 17 de enero de 2020.

Heshui Shi, Xiaoyu Han, Nanchuan Jiang et al. Radiological findings from 81 patients with COVID-19 pneumonia in Wuhan, China: a descriptive study. Lancet Infect Dis 2020.

Chen N, Zhou M, Dong X. Epidemiological and clinical characteristics of 99 cases of 2019 novel coronavirus pneumonia in Wuhan, China: a descriptive study. Lancet 2020; 395: 507–13.

Gao Y, TuantuanLi, HanM et al. Diagnostic Utility of Clinical Laboratory Data Determinations for Patients with the Severe COVID-19. Aceptado a publicación en Journal of Medical Virology. Doi: 10.1002/jmv.25770.

Lippi G, Simundic A and Plebani M. Potential preanalytical and analytical vulnerabilities in the laboratory diagnosis of coronavirus disease 2019 (COVID-19). Clin Chem Lab Med 2020.

Chen W, Lan Y, Yuan X. Detectable 2019-nCoV viral RNA in blood is a strong indicator for the further clinical severity. Emerging Microbes & Infections, 9:1, 469-473.

Lippi G, Plebani M, Michael Henry B. Thrombocytopenia is associated with severe coronavirus disease 2019 (COVID-19) infections: A meta-analysis. Clinica Chimica Acta (2020).

Wang Z, Yang B, Li Q. Clinical Features of 69 Cases with Coronavirus Disease 2019 in Wuhan, China. Published by Oxford University Press for the Infectious Diseases Society of America.

SEC. Comunicados oficiales. No hay evidencia clínica ni científica para suspender tratamientos de IECA y ARA debido a la infección por COVID-19

Long‐quan Li, Tian Huang, Yong‐qing Wang et al. 2019 novel coronavirus patients’ clinical characteristics, discharge rate, and fatality rate of meta‐analysis. J Med Virol. 2020;1–7

Lei Pan, Mi Mu, Pengcheng Yang et al. Clinical characteristics of COVID-19 patients with digestive symptoms in Hubei, China: a descriptive, cross-sectional, multicenter study. Study from The American Journal of Gastroenterology

SOBRE LA ENFERMEDAD. MANEJO. ATENCIÓN DOMICILIARIA

¿Qué pacientes pueden tratarse en domicilio?

Pueden y deben tratarse en su domicilio:

  • Los casos posibles, probables o confirmados de COVID-19 con síntomas leves y sin criterios de ingreso hospitalario (se valorará individualmente según la situación clínica y el momento epidemiológico concreto).
  • Los casos probables o confirmados de COVID-19 que han precisado hospitalización y que han recibido el alta hospitalaria pero requieren seguimiento y medidas de aislamiento.
  • Algunos pacientes con neumonía unilobar de bajo riesgo, aunque hay que recordar que la neumonía puede tener un curso explosivo. En cualquier caso se han establecido criterios de neumonía de bajo riesgo:
    • Pacientes < 60 años.
    • PSI I-II.
    • Sin complicaciones radiológicas ni analíticas.
    • No inmunodeprimidos ni comorbilidad importante, incluida hipertensión y diabetes.
    • El paciente no refiere disnea.
    • Saturación ≥ 96% y frecuencia respiratoria < 20 rpm. • No se desatura con el esfuerzo. • Presenta una cifra de linfocitos > 1200.
    • Presencia de leucocitosis con desviación izquierda.
    • Transaminasas normales.
    • LDH normal.
    • D-dimero < 1000.

Se aconseja en estos pacientes revisión clínica en 24 horas vía telefónica y en 48 horas de manera presencial en función del resultado del COVID-19.

Para garantizar la seguridad en el tratamiento domiciliario se deben cumplir los siguientes requisitos:

  • No es imprescindible que el paciente viva acompañado si se puede asegurar una asistencia telefónica.
  • El paciente debe disponer de un teléfono que garantice la comunicación permanente con el personal sanitario hasta la resolución de los síntomas.
  • Como norma general no debería haber convivientes con condiciones de salud que supongan una vulnerabilidad: edad avanzada, diversidad funcional, enfermedades crónicas, inmunodepresión, embarazo. Aunque hay que valorar cada caso de forma individual. En caso de que sea inevitable la convivencia con personas de grupos de riesgo, se deben extremar las medidas de aislamiento domiciliario respecto de los convivientes de la persona infectada.
  • Tanto el paciente como sus convivientes deben ser capaces de comprender y aplicar de forma correcta y consistente las medidas básicas de higiene, prevención y control de la infección.
  • El centro sanitario contará con capacidad para realizar una atención y seguimiento domiciliarios, idealmente mediante controles por vía telefónica o presencial cuando se considere necesario.

¿Cuáles son las recomendaciones que deben seguir la personas infectadas en tratamiento domiciliario?

  • El paciente deberá permanecer preferiblemente en una estancia o habitación de uso individual. En caso de que esto no sea posible, en un lugar en el que se pueda garantizar una distancia mínima de 2 metros con el resto de los convivientes. La puerta de la habitación deberá permanecer cerrada hasta la finalización del aislamiento. En caso de que sea imprescindible que el paciente haga uso de las zonas comunes del domicilio, deberá utilizar mascarilla quirúrgica y realizar higiene de manos al salir de la habitación y antes de entrar en ella.
  • Idealmente la estancia o habitación deberá tener una ventilación adecuada directa a la calle. No deben existir corrientes forzadas de aire provenientes de sistemas de calor o refrigeración. Las zonas comunes también deberán mantenerse bien ventiladas.
  • Si es posible, se dispondrá de un baño para uso exclusivo del paciente, o en su defecto, deberá ser limpiado con lejía doméstica tras cada uso que haga el paciente.
  • Se recomienda disponer de un sistema de comunicación por vía telefónica o mediante intercomunicador (como los utilizados para la vigilancia de los bebés o similar) para comunicarse con los familiares, sin necesidad de salir de la habitación.
  • En el interior de la estancia o habitación deberá colocarse un cubo de basura, con tapa de apertura de pedal, y en su interior una bolsa de plástico con cierre para depositar los residuos.
  • Se recomienda disponer de utensilios de aseo de uso individual y de productos para la higiene de manos como jabón o solución hidroalcohólica.
  • La ropa personal, ropa de cama, toallas, etc. deberán ser de uso exclusivo del paciente y cambiarse frecuentemente.
  • La persona enferma deberá seguir en todo momento las medidas de higiene respiratoria: cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar con el codo flexionado o pañuelos desechables que se depositarán en el cubo de basura dispuesto dentro de la habitación tras su uso.
  • El paciente deberá lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón. También podrá utilizar soluciones hidroalcohólicas si están disponibles.
  • La persona enferma no deberá recibir visitas durante el periodo de aislamiento.
  • Se recomienda disponer de un registro de entrada y salida diario de personas que accedan a la habitación.

¿Qué recomendaciones específicas deben seguir los cuidadores de personas infectadas en tratamiento domiciliario?

  • Aunque se valorará de forma individual, sería deseable excluir como cuidador a personas con riesgo de complicaciones para el COVID-19: enfermedades crónicas cardíacas, pulmonares, renales, inmunodepresión, diabetes, embarazo…
  • Si es necesaria la prestación de cuidados, se ha de procurar que sea una única persona la que proporcione atención.
  • Deberá lavarse de manos frecuente con agua y jabón o solución hidroalcohólica después de cualquier contacto con el enfermo o su entorno inmediato.
  • Si el cuidado requiere una aproximación a una distancia inferior a un metro, el paciente llevará una mascarilla quirúrgica.
  • Como medidas adicionales se emplearán guantes desechables si se va a entrar en contacto con secreciones del enfermo, tras su uso se desecharán y se lavarán las manos inmediatamente después.
  • La persona cuidadora será informada de que será considerada como contacto estrecho. No se hará un seguimiento activo de los contactos, únicamente se les indicará realizar cuarentena domiciliaria durante 14 días. Las autoridades sanitarias podrán valorar situaciones individuales que requieran otro tipo de recomendación.
  • Si durante los 14 días posteriores a la exposición el contacto desarrollara síntomas deberá contactar con los servicios de atención primaria según se haya establecido en los protocolos de cada comunidad autónoma y si la situación lo permite realizar autoaislamiento domiciliario.

SOBRE LA ENFERMEDAD. MANEJO. ATENCIÓN HOSPITALARIA

¿Qué pacientes deben ingresar?

Aunque el criterio de ingreso no solo depende de la situación clínica del paciente ni de los síntomas en relación al COVID 19, como norma general, todo paciente que no sea candidato a atención domiciliaria (ver apartado específico) deberá ingresar.

  • Paciente con síntomas graves (los síntomas indicadores son la fiebre persistente a pesar de tratamiento antitérmico y la disnea). En el caso de la fiebre persistente como único síntoma, valorar días desde el inicio, estado general del paciente, otros factores de riesgo, disponibilidad de vigilancia estrecha en el domicilio.
  • El criterio de ingreso de neumonía será el habitual.
  • Algunos pacientes con neumonía unilobar de bajo riesgo podrían ser tratados en domicilio, aunque hay que recordar que la neumonía puede tener un curso explosivo. En cualquier caso se han establecido criterios de neumonía de bajo riesgo:
    • Pacientes < 60 años.
    • PSI I-II.
    • Sin complicaciones radiológicas ni analíticas.
    • No inmunodeprimidos ni comorbilidad importante, incluida hipertensión y diabetes.
    • El paciente no refiere disnea.
    • Saturación ≥ 96% y frecuencia respiratoria < 20 rpm. • No se desatura con el esfuerzo. • Presenta una cifra de linfocitos > 1200.
    • Presencia de leucocitosis con desviación izquierda.
    • Transaminasas normales.
    • LDH normal.
    • D-dimero < 1000.

Se aconseja en estos pacientes revisión clínica en 24 horas vía telefónica y en 48 horas de manera presencial en función del resultado del COVID-19.

  • Necesidad de oxigenoterapia.
  • Descompensación de patologías concomitantes que por sí mismas son causa de ingreso.
  • Requerimiento de cuidados intensivos.

¿Debemos notificar el ingreso?

Sí, hay que notificar de forma urgente a las autoridades de Salud Pública de la comunidad autónoma correspondiente cualquier ingreso de caso probable o confirmado.

¿Qué medidas debemos tomar durante el traslado a la hospitalización?

  • Para el traslado a la habitación de ingreso se le colocará al paciente una mascarilla quirúrgica.
  • El profesional que traslade al paciente también usará mascarilla quirúrgica.
  • Durante el traslado se cubrirá la cama del paciente con una sábana limpia desechable que se eliminará como residuo del grupo III.

¿Qué medidas generales se deben tomar en la hospitalización?

  • Los casos probables y confirmados deben mantenerse en régimen de aislamiento de contacto y por gotas.
  • Se atenderá al paciente en una habitación de uso individual con baño, con ventilación natural o climatización independiente. La puerta de la habitación deberá permanecer siempre cerrada.
  • En las situaciones en las que se prevé que se van a generar aerosoles, se valorará la utilización de habitaciones con presión negativa.
  • Se restringirán las visitas de familiares durante el tiempo que el paciente tenga indicación de aislamiento y deberán cumplir las precauciones de aislamiento requeridas.
  • Se evitará que el paciente salga de la habitación. Se realizarán todas las exploraciones en la propia habitación.
  • En caso de requerir ser trasladado a cualquier otra dependencia se seguirán las mismas normas de traslado ya mencionadas: mascarilla quirúrgica para el paciente y el profesional, cubrir la cama del paciente con una sábana limpia desechable que se eliminará como residuo sanitario del grupo III. Se informará al servicio receptor sobre los equipos de protección individual requeridos para la atención del paciente.

Bibliografía

Documento técnico. Manejo domiciliario de casos en investigación, probables o confirmados de COVID-19. Versión del 9 de marzo de 2020. Ministerio de Sanidad. https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Manejo_domiciliario_de_COVID-19.pdf

Documento técnico. Prevención y control de la infección en el manejo de pacientes con COVID-19. Versión de 20 de febrero de 2020. Ministerio de Sanidad. https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Documento_Control_Infeccion.pdf

Documento técnico. Manejo clínico de pacientes con enfermedad por el nuevo coronavirus (COVID-19) 3 de marzo de 2020. Ministerio de Sanidad. https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCovChina/documentos/Protocolo_manejo_clinico_COVID-19.pdf

SOBRE LA ENFERMEDAD. MANEJO. ATENCIÓN HOSPITALARIA. VALORACIÓN DE GRAVEDAD y REQUERIMIENTOS DE UCI

¿Cómo puedo valorar la gravedad del paciente?

El juicio clínico es insustituible, pero se pueden usar escalas que corroboran la gravedad. Entre ellas la más simple es la CURB-65 (en medio hospitalario) o la CRB-65 en el medio prehospitalario.

  • C= confusión aguda = 1 punto.
  • U= Urea > 19 mg/dL= 1 punto.
  • R= Frecuencia Respiratoria ≥ 30 RPM= 1 punto.
  • B= Presión sistólica ≤90 mmHg o diastólica ≤60 mmHg = 1 punto.
  • 65= edad≥ 65 = 1 punto.

La puntuación≥ 1 es criterio de ingreso.

¿Cuáles son los criterios de ingreso en UCI?

Se están definiendo criterios de priorización en caso de escasez de recursos y siempre hay que tener en cuenta el pronóstico global del paciente, no solo su situación en relación a la gravedad del COVID 19. No obstante pueden ser de ayuda los criterios de ATS/IDSA, que son criterios generales:

SOBRE LA ENFERMEDAD. MANEJO. ATENCIÓN HOSPITALARIA. TRATAMIENTO DE LA NEUMONÍA.

¿Hay un tratamiento específico para la neumonía por coronavirus?

No lo hay, pero los protocolos de tratamiento recogen el uso, fuera de ficha técnica –lo que requeriría informar al paciente, siempre que sea posible, y dejar constancia en la historia clínica de que se le ha informado-, de los siguientes fármacos:

Hidroxicloroquina

Presentaciones comerciales:

Dolquine 200 mg comprimidos.
Hidroxicloroquina ratiopharm 200 mg comprimidos.
Xanban 200 mg comprimidos.

Dosis habitual: 400 mgr cada 12 horas el primer día y luego continuar con 200 mgr cada 12 horas una semana, salvo en neumonía grave que debe administrarse durante 10-14 días.

Interacciones.

Contraindicado en tratamiento concomitante con:

  • Natalizumab (esclerosis múltiple): incremento de toxicidad (riesgo de infección)
  • Agalsidalsa α ó β (enfermedad de Fabry): se inhibe la actividad intracelular de alfa galactosidasa alfa y beta.
  • Ajuste posológico de hipoglucemiantes, digoxina, betabloqueantes y antipsicóticos (clorpromazina, levomepromazina): potencia su efecto.
  • Precaución en miastenia gravis, epilepsia, daño hepático, insuficiencia renal, déficit de 6-P-deshidrogenasa.

Otros efectos a considerar en el uso concomitante:

  • Antiácidos: pueden reducir la absorción de hidroxicloroquina (espaciar al menos 4 h).
  • Aminoglucósidos: riesgo de bloqueo neuromuscular.
  • Trastuzumab (Ca mama/gástrico): Incrementa riesgo de neutropenia.
  • Dapsona: riesgo de hemólisis.
  • Puede antagonizar el efecto de neostigmina y piridostigmina.
  • Puede potenciar el efecto de tacrolimus sobre la prolongación del intervalo QT.

 

Lopinavir/Ritonavir
Antes de administrarlo debe solicitare una serología de HIV al paciente pero no es preciso esperar el resultado

Presentaciones comerciales:

KALETRA: comprimidos recubiertos 200/50 mg, 100/25 mg.
KALETRA: solución oral 80 mg/20 mg/mL.
LOPINAVIR/RITONAVIR ACCORD: comprimidos recubiertos con película 200 mg/50 mg

Dosis de 400 mg/100 mg (200 mg/50 mg por cápsula) dos cápsulas (o 5 mL de la solución) dos veces al día vía oral. La duración será individualizada, pudiendo utilizarse de guía para la retirada la desaparición de la fiebre, y la duración máxima será de 14 días.

Efectos adversos:

  • Frecuentes: diarrea, náuseas, vómitos, hipertrigliceridemia e hipercolesterolemia. Infrecuentes: pancreatitis, prolongación del segmento QT del electrocardiograma.

Interacciones/precauciones:

  • Ambos principios activos son inhibidores de la isoforma CYP3A del P450. Lopinavir/ritonavir no debería administrarse juntamente con medicamentos cuyo aclaramiento dependa en gran medida del CYP3A y para los que un aumento de las concentraciones plasmáticas esté asociado con efectos graves y/o que supongan una amenaza para la vida.

 

INTERFERÓN- β1b sc

Preparados comerciales:

BETAFERON: solución inyectable 250 mcg/mL.
EXTAVIA Polvo y disolvente para solución inyectable 250 mcg/mL.

Dosis: 0.25 mg subcutáneo cada 48 h durante 14 días.

Efectos adversos/precauciones:

  • o Fiebre, cefalea, hipertonía, miastenia, rash, náusea, diarrea, linfopenia, leucopenia, reacción local, debilidad, artralgia, síndrome pseudogripal.
  • Evitar en pacientes con problemas de salud mental o depresión grave.

 

Remdesivir (no comercializado).

Es un análogo de nucleótido que interfiere con la polimerización del ARN del virus y que se desarrolló inicialmente como tratamiento para el Ébola, aunque presenta actividad in vitro frente a otros virus, incluyendo el coronavirus. No hay autorización para su uso, por lo que debe solicitarse como uso compasivo o bien en ensayos clínicos.

En los protocolos aparece como tratamiento en paciente crítico.

En estudios realizados en animales se mostró más eficaz que la combinación lopinavir/ritonavir e interferón β1b en el MERS.

En estos momentos se están realizando dos ensayos clínicos en China aleatorizados y controlados en pacientes con enfermedad moderada y en enfermedad grave.
En España hay dos ensayos clínicos similares en marcha.

 

Tocilizumab.

No existe evidencia clínica suficiente sobre seguridad y eficacia en el tratamiento de SARS-CoV-2. Hay 3 estudios iniciados en China en el tratamiento de neumonía por SARS-CoV-2.

Las indicaciones de tocilizumab en pacientes con SARS-CoV-2 deben ser muy restrictivas y hay que esperar el resultado de nuevos estudios. Se ha indicado en casos de:

  • Neumonía intersticial con insuficiencia respiratoria grave.
  • Empeoramiento rápido respiratorio que necesita ventilación no invasiva o invasiva.
  • Presencia de fallo de otros órganos (shock o SOFA ≥ 3).
  • Criterios de Respuesta Inflamatoria Sistémica grave. Adultos: IL-6 >40 pg/ml o dímero-D (> 1500 ng/ml) o dímero-D elevado y en rápido aumento.
  • Pacientes pediátricos: niveles elevados de IL-6 (> 3.5 pg/ml) o niveles elevados de dímero-D (> 400 ng/ml) o dímero-D en aumento.

¿Cuáles son las indicaciones y las pautas de tratamiento?

  1. Infección leve en menores de 60 años sin comorbilidad ni neumonía.
    No requiere tratamiento farmacológico, salvo tratamiento sintomático. Como antitérmico es preferible usar paracetamol.
  2. Infección respiratoria con criterios de ingreso, sin neumonía, en pacientes de más de 60 años, o con comorbilidades.
    Hidroxicloroquina 400 mg (2 comp) cada 12 horas las primeras 24 horas y después 200 mg (1 comp) cada 12 horas hasta completar 7 días.
  3. Neumonía con CURB 65 menor de 2 y sin criterios de gravedad.
    Hidroxicloroquina 400 mg (2 comp) cada 12 horas las primeras 24 horas y después 200 mg (1 comp) cada 12 horas hasta completar 7-10 días.
    +
    Lopinavir 200 mg/ Ritonavir 100 mg (2 comp de Kaletra) cada 12 horas 7-10 días.
  4. Neumonía con criterios de gravedad (CURB= 2 o más, Sat O2 basal < 90%) o neumonía sin los anteriores criterios de gravedad pero con DD > 1500 ng/mL.
    Hidroxicloroquina 400 mg (2 comp) cada 12 horas las primeras 24 horas y después 200 mg (1 comp) cada 12 horas hasta completar 10-14 días.
    +
    Lopinavir 200 mg/ Ritonavir 100 mg (2 comp de Kaletra) cada 12 horas 10-14 días.
    +
    INTERFERÓN- β1b sc 0,25 mg cada 48 h 10-14 días.

SOBRE LA ENFERMEDAD. MANEJO. ATENCIÓN HOSPITALARIA. TRATAMIENTO DE LA INSUFICIENCIA RESPIRATORIA FUERA DE LA UCI

¿Cómo debo de usar la oxigenoterapia?

Se debe iniciar con gafas nasales a 2 lx’.

Si no se consigue con gafas nasales a 2lx’ una Sat capilar de O2 superior a 94%, utilizar mascarilla con filtro de exhalado. Ajustar FiO2 y flujo según las recomendaciones habituales.

Si con VMK no se consigue una Sat capilar de O2 superior a 94% utilizar máscara con reservorio a 15 lx’.

¿Puedo usar VMNI en los pacientes con neumonía y COVID 19?

No se aconseja. Se asocia a mal pronóstico, por lo que es preferible proceder a IOT y VMI si las medidas anteriores fracasan.

¿Es beneficioso el prono en paciente no intubado?

Se observa mejoría con el prono en pacientes que no mejoran a pesar de la oxigenoterapia a FiO2 máximas y alto flujo.

En caso de que sea factible, dado que es complejo de realizar, se puede indicar como medida para evitar IOT+VMI.

SOBRE LA ENFERMEDAD. MANEJO. ATENCIÓN HOSPITALARIA. COMPLICACIONES DISTINTAS A LAS RESPIRATORIAS.

¿Además de las complicaciones respiratorias, se ha identificado afectación de otros órganos?

Sí, el virus SARS-CoV-2 no sólo es capaz de causar neumonía, sino que puede causar daños a otros órganos como el corazón, el hígado y los riñones, así como alteraciones de la coagulación y hematológicas y del sistema inmunitario. En el siguiente cuadro vemos las complicaciones en las tres series más largas hasta el momento.

¿En qué grado pueden presentar los pacientes complicaciones cardiacas?

Por el momento hay un caso reportado de un paciente sin patología cardiaca previa que sufrió una miocarditis letal. De esta caso se puede concluir:

  • El corazón podría ser el segundo órgano diana de este virus además del pulmón. Lo pacientes pueden mostrar enzimas miocárdicas anormales y un daño estructural y funcional.
  • La afectación del sistema inmune puede ser la principal causa de lesión miocárdica originada por una infección vírica.
  • El pronóstico de estos pacientes puede ser mejor si no presentan arritmias.

En otra publicación en que se analizan 54 casos de pacientes críticos, el porcentaje de complicación cardiaca es del 12%, lo que empeora el pronóstico de los pacientes. Es preciso en el paciente grave atender a esta posible complicación.

¿En qué grado se afecta la función renal en los pacientes críticos?

Es una complicación frecuente, la segunda tras la insuficiencia respiratoria, con un 8,3-23% de pacientes en UCI con lesión renal aguda. Aunque aún se desconoce si el daño al tejido renal se produce por un efecto citopático inducido por el coronavirus o por citoquinas producidas por el sistema inmunitario en respuesta a la infección.

Por todo ello es necesario monitorizar la función renal en pacientes con COVID-19.

¿Se afecta la coagulación?

Es uno de los marcadores de gravedad, especialmente el aumento del dímero D. También aumenta en los pacientes graves los PDF y el fibrinógeno. En cambio disminuye la antitrombina III.

Los valores de dímero D y PDF podrían ser predictivos de la progresión de la enfermedad. El control rutinario de las pruebas de hemostasia puede ser una ayuda útil para establecer una estrategia terapéutica precisa y prevenir la progresión de la enfermedad

Bibliografía

Zeng, J.H.; Liu, Y.; Yuan, J, et al. First Case of COVID-19 Infection with Fulminant Myocarditis Complication: Case Report and Insights. Preprints 2020, 2020030180 (doi: 10.20944/preprints202003.0180.v1)

He XW, Lai JS, et al. Impact of complicated myocardial injury on the clinical outcome of severe or critically ill COVID-19 patients. Zhonghua Xin Xue Guan Bing Za Zhi. 2020 Mar 15;48(0):E011. doi: 10.3760/cma.j.cn112148-20200228-00137.

Han, H., Yang, L., Liu, R., et al. (2020). Prominent changes in blood coagulation of patients with SARS-CoV-2 infection. Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (CCLM), 0(0), pp. -. Retrieved 19 Mar. 2020, from doi:10.1515/cclm-2020-0188

Xu, D.; Zhang, H.; Gong, H.; Chen, J.; Ye, J.; Meng, T.; Gan, S.; Qu, F.; Chu, C.; Zhou, W.; Pan, X.; Wang, L.; Cui, X. Identification of a Potential Mechanism of Acute Kidney Injury During the Covid-19 Outbreak: A Study Based on Single-Cell Transcriptome Analysis. Preprints 2020, 2020020331.

Wang T, Du Z et al Comorbidities and multi-organ injuries in the treatment of COVID19. Lancet. 2020 Mar 11. pii: S0140-6736(20)30558-4.

MEDIDAS DE PROTECCIÓN PARA PROFESIONALES

¿En qué consiste el equipo de protección individual completo (EPI)?

El EPI utilizado por el personal sanitario o no sanitario que tienen contacto con una persona infectada consiste en:

  • Bata de protección impermeable.
  • Mascarilla.
  • Guantes.
  • Gafas de protección ocular.

En las situaciones en las que se prevea la generación de aerosoles el EPI debe reunir las siguientes características:

  • Una mascarilla de alta eficacia FFP2 o preferiblemente FFP3 si hay disponibilidad.
  • Protección ocular ajustada de montura integral o protector facial completo.
  • Guantes
  • Batas impermeables de manga larga (si la bata no es impermeable y se prevé que se produzcan salpicaduras de sangre u otros fluidos corporales, añadir un delantal de plástico).

¿Cómo debo protegerme si tengo que entrar en una habitación o espacio en el que debo atender a un paciente infectado?

En el cuadro siguiente se resumen las medidas de protección:

¿Cómo debo ponerme y quitarme el EPI?

PONER

QUITAR

¿Cómo debe actuar el personal de limpieza?

Deben usar guantes resistentes, mascarilla, protección ocular (gafas o careta protectora), bata de manga larga, delantal (si la bata no es impermeable) y botas o calzado cerrado, antes de tocar sábanas sucias.
No deben llevar nunca las sábanas sucias pegadas al cuerpo, las deben meter en un recipiente cerrado y herméticamente cerrado y claramente rotulado (por ejemplo, una bolsa o un cubo).

¿En qué casos se debe utilizar mascarilla quirúrgica?

  • Los profesionales (admisiones, técnicos sanitarios que acompañan al paciente, otros profesionales) que tengan contacto con pacientes que presentan clínica respiratoria aunque no sea sospechosa de coronavirus.
  • El paciente con síntomas respiratorios mientras se halla en áreas de atención comunes. Se le debe colocar desde la admisión.
  • Los casos probables o confirmados, en sus traslados por el centro (se entiende traslados imprescindibles).
  • El personas sanitario que acompañe al paciente (caso probable o confirmado) en los traslados pero que no debe tener mayor contacto con él.

¿Cuándo debo extremar la higiene de manos?

En este cuadro se resume:

Bibliografía

Ministerio de Sanidad. Manejo en urgencias de pacientes con sospecha de COVID-19 [Internet]. España: Gobierno de España; 2020 [actualizada el 17 de marzo de 2020; acceso 12 de marzo de 2020]
Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Manejo_urgencias_pacientes_con_COVID-19.pdf

Organización Mundial de la Salud. Preguntas y respuestas sobre prevención y control de las infecciones para los profesionales sanitarios que atienden a pacientes con infección presunta o confirmada por 2019nCoV [Internet]. [acceso 12 de marzo de 2020]
Disponible en: https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-on-infection-prevention-and-control-for-health-care-workers-caring-for-patients-with-suspected-or-confirmed-2019-ncov

Ministerio de Sanidad. Prevención y control de la infección en el manejo de pacientes con COVID-19 [Internet]. España: Gobierno de España; 2020 [actualizada el 20 de febrero de 2020; acceso 12 de marzo de 2020]
Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Documento_Control_Infeccion.pdf

Ministerio de Sanidad. Guía de actuación con los profesionales sanitarios en el caso de exposiciones de riesgo a COVID-19 en el ámbito sanitario [Internet]. España: Gobierno de España; 2020 [actualizada el 15 de marzo de 2020; acceso 12 de marzo de 2020]
Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Contactos_personal_sanitario_COVID-19.pdf

Ser socio de SEMES tiene varias ventajas. ¡Descúbrelas! Hazte socio
close